De pronto hubo que detener la construcción

Y de pronto hubo que detener la construcción. No fue ninguna sorpresa, pero el invierno se presentó súbitamente. Considerado todo el proyecto en conjunto podemos decir que tuvimos mucha suerte. Pues la nave ya estaba protegida contra la intemperie antes de la irrupción del invierno. Podía haber sido mucho peor.

Go back